Siempre he creído en los hábitos. Son muy útiles cuando se busca tener una vida ordenada y pueden aportar muchas cosas positivas. Un ejemplo puede ser el hábito de escribir. Es uno de los que yo tengo y puedo decir que me ayuda más de lo que pensaba en un principio.

Es cierto que, por mi trabajo, me paso muchas horas al día dándole a las teclas. Pero el hábito de escribir lo tengo desde hace años. Empecé a escribir cuando estaba en el colegio y seguí en los años de la universidad. Ahí fue donde comenzó todo.

Más allá de que la escritura se haya convertido en mi profesión, también he observado que hacerlo continuadamente me ha servido para muchas otras cosas.

Haz de la escritura un hábito diario

Escribir todos los días no es algo fácil, sobre todo si no te ves obligado. Como cualquier otro ejercicio, esto es algo que requiere un poco de disciplina. Pero si yo lo he conseguido, tú también lo puedes hacer. Lo único que tienes que hacer es echarle ganas.

Supongo que, si estás leyendo esto, te gusta escribir o, al menos, te gustaría intentarlo. Lo bueno es que no necesitas grandes cosas para llevarlo a cabo. Incluso si no tienes un ordenador a mano puedes hacerlo, con un simple boli y un papel. Así que, a diferencia de otras aficiones que puedan requerir de una inversión económica, esto no debe suponer un problema.

Tampoco necesitas un lugar expresamente diseñado para escribir. Puedes escribir en cualquier sitio siempre que tengas algo que plasmar sobre el papel. Vale, es verdad que hay muchos sitios en los que no es cómodo escribir y que no te permiten la concentración necesaria. Tranquilo, acabarás aprendiendo cuáles son los espacios y los momentos en los que puedes hacerlo. Ya te lo dije antes, si quieres escribir, lo único que necesitas es echarle ganas.

el hábito de escribir

Los beneficios que te aporta escribir todos los días

Este hábito no sirve solo para matar el gusanillo de la escritura. Escribir cualquier cosa de un modo frecuente te puede aportar otras muchas cosas. Aquí te dejo algunas de ellas.

  • Pensarás con mayor claridad: El hecho de plasmar por escrito pensamientos, ideas o intenciones te hace tener una visión mucho más clara de las cosas que pasan por tu cabeza. De este modo, tendrás unos pensamientos más nítidos y podrás tomar mejores decisiones.
  • Serás más productivo: Al escribir, dejas toda la información que tienes en un medio que te permite una visión más global. Inconscientemente, descartarás lo inútil, aparcarás lo secundario y te centrarás en lo más importante. Es decir, pensarás y trabajarás de un modo más ordenado y serás mucho más eficiente.
  • Te comunicarás mejor: Cuando escribes, no te comunicas igual que cuando hablas. Eliges las palabras y expresiones de un modo mucho más preciso, lo cual te permite comunicarte mejor. Con el tiempo, irás perfeccionando esto, lo cual también influirá positivamente a la hora de conseguir objetivos.
  • Tendrás una vida más ordenada: Escribiendo a menudo, te acostumbras a ordenar tus pensamientos y tus palabras, y eso se traslada a otros ámbitos de la vida. Tu manera de pensar cambiará, sobre todo la manera de estructurar tus ideas. Inconscientemente, buscarás un mayor aprovechamiento del tiempo y de los recursos y, consecuentemente, tomarás mejores decisiones.
  • Conservarás un montón de recuerdos: Si vas escribiendo día a día, siempre tendrás un registro de memorias que te encantará recuperar. Podrás acudir a ellos también en caso de duda, y lo que hayas escrito en el pasado te será de gran utilidad.

En conclusión, el hábito de escribir te hará más feliz 

Si los puntos anteriores no te parecen suficientemente fuertes, piensa que la consecuencia de todos ellos juntos será una mayor felicidad. Al eliminar trabas en tus pensamientos, sopesar las cosas con mayor claridad y dejar a un lado las dudas, tu cerebro se enfoca en los objetivos. El hábito de escribir allana el camino hacia tus metas y, cuando las vas consiguiendo, vas alcanzando ese punto de felicidad del que hablamos. 

¿Aún sigues pensando si quieres empezar a escribir?


La foto de cabecera es de Green Chameleon y la foto de la bloguera es de Startup Stock Photos

4 comments

  1. Gracias Rubén, me parece muy buen consejo y voy a tratar de cumplirlo, que escribir es algo que siempre me ha gustado pero no le he visto precisamente mucha utilidad. Pero te hace pensar y comunicar a otros tus pensamientos y te obliga a ordenarlos y expresarlos para que se entiendan.
    Saludos

    1. Muchas gracias por tu comentario, Juanjo. Escribir es un buen hábito y, ahora que estamos a primeros de año, puede ser un propósito para llevar a cabo.

  2. Hola Rubén

    Yo me dedico al comentario y diría prácticamente lo mismo que tú: comenta todos los días. Si es en varios medios, mejor: posts, noticias, newsletters,…

    De esta forma, irás afinando tu criterio sobre lo que te rodea. Y así, luego te será más fácil redactar tus propios posts.

    Un abrazo

    1. Hola Jerby,

      Y si, durante esos comentarios, tienes la oportunidad de conectar y responder a otras personas, mucho mejor para formarte una opinión aún más completa.
      Gracias por pasarte por aquí!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.